Archive for October, 2012

“El juego venezolano” (I)

25/10/2012

Sí, con comillas.

Porque somos clichés andantes.

Hay cierta tendencia dentro de la comunidad de entusiasta de los juegos de video en Venezuela, tendencia que se extiende a otros ámbitos, de juzgar “cuán venezolano es un juego”. Esa tendencia unida a la muy destructiva costumbre de comparar la poca producción nacional de juegos con los mercados extranjeros, en especial el mercado AAA, nos da en suma un caldo ácido en el cual crear videojuegos en Venezuela se convierte en un ejercicio de tolerancia. Un ejercicio extremo en buena cantidad de casos.

No exagero. Tampoco voy a extenderme en ejemplos, pero he visto hasta el hartazgo como se detalla con desdén la producción nacional de juegos de video en base a lo anteriormente mencionado. Y allí hay un problema fundamental.

Y no, no me refiero al problema de tolerancia y respeto, hay un problema de diseño de juegos. A decir verdad, hay dos.

La crítica es necesaria, sea de la naturaleza que sea. El problema reside en qué estamos criticando, pero sobre todo, en el cómo lo hacemos. Considero que en Venezuela la comunidad de jugadores y entusiastas del diseño de juegos, que en general se considera avezada, critica sin un mínimo de criterio en más ocasiones de las que son sanas.

En primera instancia voy a ser muy claro: si es hecho por un equipo de venezolanos en Venezuela, el juego es venezolano. Sin importar el tema, la mecánica, los recursos o inclusive la calidad, si se hace en Venezuela, es venezolano. Es tautológico, pero como mencioné, es un prejuicio que tambien afecta a otras expresiones de creatividad en Venezuela, como la música, el cine, el comic, etc.

Una vez aclarado eso cabe preguntarse, ¿qué se necesita entonces para calificar como venezolano a un juego?

(more…)

Vota, que la democracia es un juego y eso es bueno

02/10/2012

Este va sin subtítulo.

Hace tiempo escribí esta entrada (en inglés), en la cual grosso modo explico de lo que se trata un juego nómico. Para resumir, los juegos nómicos fueron definidos por el filósofo Peter Suber, por allá en el año 1982, como parte de sus estudios sobre leyes, y la característica que los separa del resto es que cambiar las reglas es parte del juego. Si bien la manera de hacerlo no está explicitamente especificada, los cambios de reglas por lo general son el resultado de reuniones, debates, consensos y suma de voluntades.

¿No les resulta familiar eso?

La democracia, al menos desde el punto de vista de Suber, es un juego. Y eso es bueno.

¿No les pasa que a veces quisieran sentir en la vida real lo que muchos juegos nos hacen sentir? esta es la oportunidad, ¿no quisieran, como en los juegos, sentir que forman parte de algo más grande que nosotros mismos? esta es la oportunidad, ¿no les gustaría saber qué se siente impactar en la sociedad en la misma forma en la que lo hacemos en muchos juegos? esta es la oportunidad.

No pretendo que compartan el mismo entusiasmo que yo al ver la democracia como un juego. En lo que a mi respecta, iré a hacer mi cola mientras imagino que se desplegan un montón de estadísticas en una interfaz gráfica, como en World of Warcraft: ¿cuánto tiempo falta? ¿cuánta gente tengo delante? ¿cuánto tiempo más puedo aguantar el hambre?. Como todos los juegos, este estaría poniendo a prueba muchas habilidades: paciencia, capacidad de planificación, entereza entre varias otras, y quiero poner todas esas habilidades a prueba.

Para mí la democracia es un juego, y eso es bueno porque los juegos para mí son la cosa más seria e importante de mi vida.

Me haría feliz saber que la gente va a votar con el mismo entusiasmo que yo siento al respecto.

Estás en el juego más importante del que podrás formar parte en tu vida. Ve y vota.